¿En qué consiste el Proyecto?

El proyecto “Hospital del Salvador e Instituto Nacional de Geriatría” consiste en la construcción de una obra pública fiscal concesionada,

conformada por dos hospitales de alta complejidad colindantes, con una superficie de casi 170.000 metros cuadrados,

en una zona poblada y muy transitada de la comuna de Providencia, en la Región Metropolitana.

¿Cuál es el plazo de construcción de los hospitales?

El contrato de concesión actual establece un plazo estimado de 54 meses (1.624 días) para la construcción del Proyecto. Son tres edificios de hospitales de 4 pisos
y 3 subterráneos, de manera que se trata de un megaproyecto. El período de aproximadamente 4 años y 6 meses- será contado desde 65 días después de que
el Decreto Supremo que establece la concesión haya sido publicado en el Diario Oficial.

¿Es posible reducir el plazo de construcción?

En las actuales condiciones contractuales y de permisos, no es posible reducir el plazo definido, el que es estrecho, exigente y sin holguras. Ahora, en la
eventualidad de que se lograran concretar cambios en los permisos actualmente vigentes, que amplíen los turnos de trabajo a horario nocturno y/o de fines de
semana, ello permitiría reducir el plazo de construcción en algunos meses.

Un proyecto de esta envergadura debe necesariamente ser sometido a una evaluación de impacto ambiental. ¿Qué nos puede decir de eso?

El proyecto finalizó su proceso de tramitación ante el Servicio de Evaluación Ambiental de la Región Metropolitana y cuenta con la Resolución de Calificación
Ambiental favorable (RCA Nº 628/2016), emitida con fecha 6 de diciembre de 2016. Dicha tramitación ambiental se realizó a través de una Declaración de
Impacto Ambiental (DIA), que incluyó un proceso de Participación Ciudadana (PAC), permitiendo agregar valor a nuestro proyecto.

¿Qué van a hacer para no afectar el tránsito en la zona aledaña al proyecto?

Hemos realizado un Estudio de Impacto sobre el Transporte Urbano (EISTU), que fue aprobado el 3 de mayo de 2016 y que demuestra la factibilidad que tiene el
proyecto desde la perspectiva del sistema de transporte. Por cierto, eso nos compromete a hacer efectivas una serie de medidas de mitigación generales, tales
como el traslado de cruces y paraderos, demarcaciones y señalización de tránsito, entre otras, todas orientadas a solucionar problemas de vialidad y que velan por la
seguridad de los automovilistas y peatones.

¿Qué medidas están tomando para no afectar la Capilla del Hospital del Salvador, que es un Monumento Histórico?

Nuestro proyecto se encuentra próximo al Monumento Histórico Capilla del Hospital del Salvador, el que, sin embargo, está ubicado fuera del perímetro
delimitado y cercado para la construcción de los hospitales. Por lo anterior, podemos afirmar que, en ninguna de las fases de la construcción, las obras
intervendrán ni afectarán el Monumento. Sin perjuicio de ello, estamos implementando medidas de monitoreo permanente que nos permitirá identificar y
prevenir cualquier efecto (asentamiento, vibración, excavación, etc.) que pudiese surgir de las obras y generar algún efecto negativo sobre dicho sitio patrimonial.
Todo lo anterior perfectamente coordinado con el Consejo de Monumentos Nacionales.

El proyecto se encuentra rodeado por una gran cantidad de árboles, ubicados en las avenidas Salvador e Infante y en la calle Dr. Hernán Alessandri. ¿Qué harán con esos árboles?

Hemos realizado un catastro, que arrojó la presencia de 67 individuos de árboles ubicados en el perímetro del proyecto (calle Dr. Hernán Alessandri y avenidas
Salvador y José Manuel Infante) y tenemos un compromiso en orden a cuidarlos y mantenerlos en buenas condiciones. Para ello hemos implementado una serie de
medidas, que incluyen su riego y administración de fertilizantes, con la frecuencia que sea necesaria para cada especie, además de la instalación de cercos
protectores en torno a cada individuo y señalización alusiva al cuidado del árbol. Todo ello con la asesoría preventiva de la Dirección de Aseo, Ornato y Mantención
de la Municipalidad de Providencia. Sin perjuicio de ello, el proyecto tiene la necesidad de extraer un plátano oriental (catastrado con el número 507) ubicado
en calle Infante, ya que éste interfiere con una de las rampas de acceso del futuro Instituto Nacional de Geriatría.

¿Y qué ha sucedido con los árboles y áreas verdes que existían dentro del predio donde se construirá el proyecto?

Para la construcción de los tres edificios de hospitales, hemos debido talar algunos árboles ubicados en el interior del polígono de obras, ninguno de los
cuales era especie protegida o en categoría de conservación. Las palmeras las hemos trasladado a un vivero guardería y éstas volverán al término de la
construcción y se integrarán a nuestro Proyecto de Paisajismo, el que incorporará 158 árboles, 3.794 especies arbustivas, 164 especies trepadoras, 49.230 macizos
y cubresuelos, todo lo anterior distribuido en un área verde de 6.290 metros cuadrados. Cabe destacar que todas las especies que se incorporen,

serán plantadas con un tamaño y edad que garantice su sobrevivencia y resistencia tanto a los agentes climáticos como al contacto con los usuarios.

El diseño de este proyecto paisajístico contempla espacios terapéuticos para el relajo y la tranquilidad de los pacientes de los hospitales.

¿Cómo llevarán adelante la comunicación con la comunidad del entorno del proyecto?

Una buena relación con nuestros vecinos es uno de los objetivos primordiales de nuestro proyecto. Es por ello que valoramos el proceso de Participación
Ciudadana (PAC) que organizó el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) Metropolitano, que concitó interés y participación de las comunidades ubicadas en
nuestro entorno. Adicional a ello, hemos realizado un catastro de viviendas e inmuebles vecinos y tomado contacto con sus habitantes, obteniendo opiniones
muy positivas sobre proyecto. Por otra parte, estamos materializando un programa de información y difusión que considera reuniones con las comunidades vecinas, a
fin de mantenerlas al tanto del desarrollo del proyecto, como también para recoger sus inquietudes y responderlas.

La construcción del nuevo complejo hospitalario aumentará significativamente el flujo de camiones en el sector. ¿Qué medidas adoptarán para evitar las molestias en el barrio?

Ciertamente aumentará el tráfico de camiones, aunque, como se demostró en el proceso de evaluación ambiental, las partes, obras y acciones del proyecto no
provocarán alteraciones significativas a los sistemas de vida y costumbres de los grupos humanos del área de influencia del proyecto ni implicarán un efecto
adverso importante sobre los tiempos de desplazamientos. Por otra parte, el proyecto contempla la instalación de una Planta de Hormigón al interior del
polígono del proyecto, lo que permitirá disminuir en un 65% el flujo de camiones.

Durante la fase de construcción se generarán ruidos producto de las distintas actividades. ¿Qué medidas van a tomar para evitar las molestias?

En cada una de las fases constructivas, estamos implementando una serie de medidas de gestión que nos permitirán cumplir con la normativa nacional (D.S. N°
38/11 del MMA) y, de esa manera, minimizar las molestias sobre nuestros vecinos. Las principales medidas son la construcción de un cerco acústico en todo el
perímetro del proyecto, de hasta 6 metros de altura; la instalación de barreras acústicas móviles en frentes de trabajo que generen ruidos fuertes, y el monitoreo
acústico permanente. Con ello, los niveles de ruido en los receptores serán inferiores a 60 dBA, dando cumplimiento al límite que establece la norma para
horario diurno, que corresponde al periodo en que se ejecutan nuestras faenas.

¿Cómo se hará la mitigación del polvo levantado por las maquinarias y equipos durante la construcción?

Estamos tomando todas las medidas necesarias para minimizar la generación de material particulado (PM10), a través de acciones tales como: humectación
permanente de las áreas de trabajo y de los materiales que se transporten (en camiones encapados con lona hermética, impermeable y sujeta a la carrocería);
aplicación de riego previo en las zonas que van a ser excavadas; realización de las faenas de corte y pulido de materiales en recintos cerrados; instalación de
mallas en el entorno de la faena a fin de retener el polvo fugitivo e impedir la caída de material al exterior del recinto del proyecto, y aplicación de supresores de polvo
(polímero) en los caminos interiores del predio. La aplicación de estas y otras medidas será fiscalizada por el encargado ambiental del proyecto.

¿Cuántos estacionamientos tendrán los nuevos hospitales?

Los futuros hospitales contarán con 1.474 estacionamientos, para lo cual ya se cuenta con un Estudio de Impacto sobre el Transporte Urbano (EISTU) aprobado
para 1.481 estacionamientos.